Templates by BIGtheme NET

Hay un déficit de inspectores de seguridad en edificaciones, Ministerio de Vivienda suscribe convenio con universidades para preparar a profesionales

Gracias a un convenio entre el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento y universidades del país, los ingenieros y arquitectos pueden convertirse en inspectores técnicos de seguridad en edificaciones, una especialidad demandada –especialmente en zonas altamente comerciales–, pero de la cual se dispone de pocos expertos.

El inspector técnico de seguridad en edificaciones es un profesional especializado en verificar las condiciones de seguridad y vulnerabilidad de una edificación, con lo cual evitará incendios, colapso de estructuras, electrocución, caídas, entre otros peligros que dependerán del giro del negocio o de la función que cumpla una institución.

El coordinador del área ITSE de la dirección de construcción de citado ministerio, ingeniero Wilfredo Mendoza, explicó que estos inspectores son convocados por los municipios distritales o provinciales con el fin de que ejecuten la inspección técnica de centros comerciales, colegios, cines, tragamonedas, hoteles, consultorios médicos y mercados, entre otros.

“Su trabajo es hacer una inspección ocular para ver las condiciones de seguridad de un lugar, analizan el peligro y le informan a la municipalidad de esa situación”, dijo Mendoza Gómez en el programa Martes Educativo de la Agencia Andina.

Requisitos

Sabiendo que existe un déficit de inspectores con esta especialidad, el sector Vivienda suscribió convenios con la Universidad de Ingeniería (UNI), la Universidad de San Agustín (Arequipa) y la Universidad Católica San Pablo (Arequipa) para darles este valor agregado a profesionales de carreras afines: arquitectura, ingeniería civil, ingeniería industrial, ingeniería mecánica, mecánica eléctrica, ingeniería electrónica, ingeniería industrial, ingeniería química e ingeniería de minas.

Los interesados deben contar al menos con tres años de experiencia en el ejercicio de su profesión para ser inspector básico y cinco años para ocupar el cargo de inspector especializado; asimismo, deben tener alguna experiencia en evaluación de infraestructuras.

Con esos requisitos, los profesionales pueden consultar en algunas de las universidades mencionadas por el curso de especialización en convenio con el sector Vivienda. En setiembre, por ejemplo, empezará un nuevo curso en la UNI.

Cada curso consta de 13 módulos y dura como máximo cuatro meses y medio, con clases que se dictan los fines de semana. Allí se les enseña, por ejemplo, cómo se verifica un tablero eléctrico, cómo se calcula el aforo de un local, cómo se elabora el plano de señalización, cómo se verifican las condiciones de seguridad de un edificio, entre otras materias.

Una vez que culmina el curso, la universidad remite al ministerio la información y esta institución emite la resolución que autoriza el trabajo del nuevo inspector. De esta manera, ingresan al registro de inspectores autorizados, que hasta el momento tiene 1,285 integrantes a escala nacional.