Templates by BIGtheme NET

Presidente interino de FPF estaría implicado en reventa de entradas para partidos de la selección

El presidente de la Federación Peruana de Fútbol (FPF), Agustín Lozano, estaría involucrado en una red de reventa de entradas de los partidos de la selección peruana, según un informe de Cuarto Poder.

El periodista Umberto Jara, fuente importante en este reportaje, ofreció detalles de la presunta red de reventa de entradas desde dentro de la FPF. Esta comenzaría con una compra de entradas a nivel corporativa, pero que en realidad son agrupaciones que no necesariamente son empresas.

El mismo Jara viajó hasta Asunción, Paraguay, para presentar una denuncia ante la Comisión de Ética de la Conmebol, señalando que los principales directivos de la FPF estaban implicados en una red de reventa de entradas.


Lo curioso es que la propia FPF realizó una investigación interna al detectar un desvío de las entradas de los partidos de la ‘Blanquirroja’ en su camino al Mundial Rusia 2018.

Esta investigación determinó que cientos de entradas que obtuvieron directivos de la FPF terminaron en el mercado de la reventa. El nombre del actual presidente de la FPF, Agustín Lozano, aparece en esta investigación e incluso se señala el nombre de la persona que recogía las entradas en Teleticket, la empresa encargada de la venta de los boletos. Se trata de Ricardo Alva Arbulú, hijo de un extrabajador de confianza de la FPF, Gino Alva Drago, quien se desempeñaba como Jefe de Logística.

Esta información está registrada en la investigación interna de la FPF, según los documentos con fotografías del seguimiento que se le hizo a Ricardo Alva.

Lozano habría comprado importantes lotes de entradas para entregarlas a agrupaciones o empresas como «Barra Aurich», «Extrabajadores de la sede central de la FPF», «Federación de La Libertad» y los clubes Sport Huancayo y Comerciantes Unidos. Sin embargo, estas entradas no llegaron a su destino, sino que terminaron en el mercado de reventa.

Cuando se le consultó a Agustín Lozano sobre la investigación, este aseguró que las acusaciones no justifican su renuncia al cargo porque «jamás he participado en actos ilícitos».

Sin embargo, reconoció que sí solicitó entradas de los partidos de la Selección Peruana, también que encargó el recojo de estas entradas a personas de su confianza, uno de ellos su propio cuñado, aunque dijo desconocer como estas terminaron en manos de los revendedores.